Castillo de Neuschwanstein en Baviera | Alemania

Castillo de Neuschwanstein en Baviera - vista diurna; Alemania
Castillo de Neuschwanstein en Baviera - vista diurna

Si se tradujera literalmente del alemán“Neuschwanstein Schloss“, el nombre sería “Castillo de la Nueva Piedra del Cisne”. Un término perfecto para este castillo de cuento de hadas situado cerca del pueblo de Hohenschwangau, en Baviera, Alemania. Pero, ¿por qué esa arquitectura de cuento de hadas y el nombre de este castillo más popular del mundo?

 

Según la información turística, la construcción del castillo de Neuschwanstein, en Baviera, fue encargada por el rey Luis II, en 1868. Esto ocurrió sólo dos años después de que Baviera y Austria fueran conquistadas por Prusia y perdieran su independencia. En la práctica, el rey Luis II perdió su autonomía. Diversas fuentes afirman que el rey bávaro perdió la cabeza y se sumergió en el mundo de los cuentos de hadas. De ahí sus dos apodos: Luis el Loco o el Rey de los Cuentos.

 

En una carta al compositor Richard Wagner (de quien el rey era mecenas), Luis II escribió que planeaba reconstruir las ruinas del castillo de Hohenschwangau y erigir el castillo de Neuschwanstein. Al construir el nuevo castillo, quiso mantener el estilo de las antiguas construcciones caballerescas alemanas. El propio Luis II estableció comparaciones con Parsifal. Los críticos afirman que el castillo de Neuschwanstein debía responder al estado de ánimo del rey, que deseaba sumergirse en el mundo de los cuentos de hadas.

 

Dado que hoy el castillo de Neuschwanstein es el más visitado DEL MUNDO, quizá el rey Luis II no estaba tan loco. O no era el único que necesitaba sumergirse en un mundo de fantasía 😉

Nico Trinkhaus

Nico Trinkhaus

Nico Trinkhaus is the mind-blind photographer, using cameras to create visions and memories that otherwise would be lost to him.

More photos to discover:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nico Trinkhaus Portrait

Nico Trinkhaus
Photography