Tenerife Montañas de Anaga

Index

Las montañas de Anaga nos hicieron sentir como si estuviéramos en medio del bosque de Caperucita Roja de los Grimm por las formas de los árboles del Bosque de Laureles. En otra ocasión, nos encontramos en un pueblo pequeño y aislado que se extendía por las laderas siempre verdes de las montañas y parecía casi una antigua civilización maya.

Ocurrió justo después de que nos rodearan las gotas de agua que surgían de las fuertes olas del océano Atlántico, golpeando las gigantescas rocas de la costa norte de la isla. Y todo esto después de ver una pequeña parte de esta cadena de Montañas.

Montañas Anaga – caminando entre las nubes

Bosque Nuboso en Tenerife, España
Bosque Nuboso en las Montañas de Anaga en Tenerife

¿Has soñado alguna vez con estar en un bosque nuboso? Ya sabes, como en las películas, cuando de repente, una jungla se cubre de niebla, y el héroe observa cada sombra entre los árboles? Siempre hemos pensado que hay que viajar al menos hasta Sudamérica para encontrar este tipo de bosque. Qué sorpresa nos llevamos al descubrir que nuestro paseo de unas pocas horas por las Montañas de Anaga, al norte de Tenerife, sería un paseo por las nubes, que desaparecían y volvían a aparecer con sólo una pequeña ráfaga de viento.

 

 

Planeamos el viaje a las Montañas de Anaga durante un tiempo, investigando los senderos y los lugares que podíamos visitar. El invierno no es la mejor época para subir sin un buen conocimiento de los caminos, que pueden estar embarrados y empinados. Inspirados por las imágenes del Bosque de los Laureles, que parece el bosque de la Caperucita Roja de Grimm, encontramos un sendero que nos llevaría al interior de semejante cuento.

 

La Zona de Anaga pertenece a la UNESCO como Red Mundial de Reservas de la Biosfera. La zona se formó por una erupción volcánica hace 7-9 millones de años. Lo especial de este lugar es la Selva de Laureles, que evolucionó hace millones de años en el supercontinente de Gondwanan, y sólo quedan unos pocos lugares así en el mundo. Hoy en día, este lugar alberga diversos animales y plantas endémicos.

 

Una foto de viaje a las Montañas de Anaga en Tenerife, España. Disfruta de la belleza de la naturaleza en una de las siete Islas Canarias.
Vista desde la carretera en las montañas de Anaga

Las carreteras para coches son excepcionales allí, al igual que la historia. La diversión comienza cuando recorres los senderos y escalas esas montañas. Los montes de Anaga alcanzan los 600 m sobre el nivel del mar en los lugares más altos, por lo que pensamos que no era un gran reto caminar durante unas horas, incluso cuando las condiciones meteorológicas no son óptimas. Encontramos algunos recorridos a pie en una aplicación e íbamos bien equipados con calzado de senderismo y chubasqueros.

 

Empezamos en un lugar llamado Vega de la Mercedes, que, al principio, parecía ser como cualquier bosque europeo. Sin embargo, cuanto más se adentraba el camino en las montañas, más árboles de formas fantásticas aparecían ante nuestros ojos. Los troncos curvados y las ramas caídas daban la impresión de ser milenarios. En un momento dado, nos dimos cuenta de que estábamos rodeados de niebla, justo después de oír el viento en las copas de los árboles y de estar a la luz del sol. No era niebla, ¡estábamos caminando entre nubes! Nico estaba tan fascinado por esta revelación natural, que nos pasamos casi una hora fotografiando las estelas que aparecían y desaparecían entre las nubes.

 

Pareja en las Montañas de Anaga durante un día soleado en Tenerife, España
Daria y Nico descansando en una excursión

Cada hora descubríamos nuevos tipos de bosques, nuevas vistas sobre las montañas y nuevas plantas. Sin embargo, tuvimos un subidón de adrenalina no sólo por la naturaleza, sino también por algunos accidentes en la carretera. Bajar o subir por caminos empinados a veces es complicado, si el suelo está constantemente mojado.

En un momento dado, tuvimos la “brillante” idea de acortar el camino hasta el pueblo, donde dejamos el coche y tomamos un atajo que nos sugirió nuestra aplicación. No recordábamos haber caminado por una pendiente más empinada en nuestra vida que ésta: tuvimos que bajar utilizando las piernas y las manos. Al final, los dos acabamos deslizándonos con la pesada mochila de la cámara puesta. Afortunadamente, conseguimos detenernos antes del precipicio y nada del equipo de Nico resultó dañado. La mirada hacia abajo nos convenció para volver a subir y tomar un camino bastante largo, pero mucho más seguro.

 

Tuvimos que reírnos de nosotros mismos cuando llegamos al pueblo de abajo. Parecíamos como después de un baño de barro. Pero lo peor era que nos moríamos de hambre tras horas de caminata. Así que, al final, tuvimos que ir a un restaurante de este lugar y no parecíamos demasiado, hmm… representativos. A pesar de los complicados senderos, nos sentimos tan animados por la belleza y la diversidad natural de este lugar, que decidimos volver allí una y otra vez, al menos cuando nos jubilemos.

 

Benijo/La Roca y la Villa de Taganana

Playa de Benijo, Tenerife - día en la arena negra mientras observas las olas del océano.
Playa de Benijo, Tenerife

Otro día, sentimos la tentación de descubrir la parte norte de los Montes Anaga. Había un lugar concreto que Daria quería visitar, que se llama “Taganana”. Parece un pueblo de la civilización maya enclavado en montañas siempre verdes. Las paredes de colores brillantes de las casas cuadradas contrastaban fuertemente con las montañas de color verde intenso y gris.

No sólo daba la impresión de ser un lugar aislado, sino que era difícil llegar a él. Para ver este pueblo, tuvimos que pasar por una carretera casi todo montañosa tan curvada, que a veces giraba 180 grados a la izquierda o a la derecha, un par de veces en pocos kilómetros. Pero mereció la pena. La calma y la majestuosidad de este lugar calmaron nuestros nervios después de este loco viaje de arriba abajo.

 

Casi detrás de este pueblo estaban la playa de Benijo y La Roca. El lugar que Nico soñó en su visión fotográfica. Es la costa norte de Tenerife. Las laderas de las montañas terminan de repente allí y dominan sobre la playa de arena negra (restos del volcán). Sin embargo, lo que más nos fascinó fueron las rocas gigantes que emergían del océano ante nuestros ojos, una vez que bajamos las escaleras de la colina a la orilla.

Las enormes olas chocaban contra ellos, dejando perlas de agua en el aire. Teníamos que gritar para oírnos a causa de su ruido, y no podíamos imaginar cómo alguien podía nadar aquí… Sin embargo, para Nico era un paraíso fotográfico y un nuevo reto, ya que no había hecho antes tantas tomas desde una costa tan rocosa, donde el agua sólo salpicaba delante del objetivo.

Islas Canarias - Taganana en Tenerife, España.
Taganana

Las montañas de Anaga fueron una de las razones por las que nos enamoramos de Tenerife. Una naturaleza tan salvaje y ancestral unida a vistas sobre pueblos pintorescos, reminiscencia de antiguas culturas sudamericanas, nos dejaba sin aliento cada pocos kilómetros que hacíamos en coche o a pie. Las carreteras de las montañas de Anaga nos causaban a veces un poco de vértigo, pero también eran una aventura. Sin embargo, lo que más nos impresionó fue esa sensación de calma, de estar cerca de la naturaleza y de sus orígenes.

 

Picture of Daria Trinkhaus

Daria Trinkhaus

Daria Trinkhaus is a writer, who loves to discover the hidden stories behind each and every place she visits.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nico Trinkhaus Portrait

Nico Trinkhaus
Photography